Tope al pago de impuesto.

La razón es que el monto máximo de deducciones quedará topado al equivalente a cuatro salarios mínimos al año -98 mil 243.40 pesos- o al 10 por ciento de los ingresos anuales del contribuyente, lo que resulte menor, explicó David Escalante, socio de impuestos de KPMG en México

Si usted es una persona física cumplida y cree que durante 2014 ya pagó todo lo que le impuso la reforma fiscal, probablemente esté equivocado.

Y es que si en su declaración anual acostumbraba deducir gastos como colegiaturas, honorarios médicos e intereses hipotecarios, para al final pagar menos impuestos, ahora ya no podrá restarlos todos.

La razón es que el monto máximo de deducciones quedará topado al equivalente a cuatro salarios mínimos al año -98 mil 243.40 pesos- o al 10 por ciento de los ingresos anuales del contribuyente, lo que resulte menor, explicó David Escalante, socio de impuestos de la firma consultora KPMG en México.

Por ejemplo, una persona con ingresos de 240 mil pesos anuales -20 mil al mes- que en su declaración hecha el año pasado por el ejercicio del 2013 dedujo 120 mil pesos, el próximo mes, cuando presente su declaración de 2014, sólo podrá deducir 24 mil. Esto es el 10 por ciento de sus remuneraciones, estimaron Escalante y otros consultores de KPMG.

Debido a esto, ese contribuyente resultará con una base gravable de 216 mil pesos, mayor a la de 120 mil (240 mil de ingresos menos 120 de deducciones) que tenía con las reglas anteriores.

Una base gravable mayor implica pagar más al SAT sólo por ello, pero además la reforma fiscal aumentó las tasas del ISR en la mayoría de los rangos de ingresos. Los dos efectos anteriores, el del tope a las deducciones y el de una mayor tasa, se traducen para el caso referido en tener que pagar 32 mil 828 pesos, en vez de 12 mil 446 con las reglas anteriores, esto es un aumento de 164 por ciento. En personas con mayores ingresos al caso anterior, y bajo el mismo supuesto de gastos por 120 mil pesos, el aumento en el pago de impuestos resultará menor al caso anterior.

“La medida es regresiva, porque afecta más a los que tienen menos ingresos”, comentó al respecto Escalante. Por ejemplo, a una persona con ingresos por 240 mil pesos anuales -20 mil al mes-, su impuesto se le subirá 164 por ciento, de 12 mil 446 pesos, con las reglas anteriores, a 32 mil 828 ahora.

A una con ingresos de 540 mil anuales -45 mil al mes- se le aumentará 24.2 por ciento, de 81 mil 851 a 101 mil 651 pesos, y a una con un millón 200 mil al año -100 mil al mes- 5.6 por ciento, de 279 mil 851 a 295 mil 448.

Escalante refirió que en los niveles de ingreso de 45 mil y 75 mil pesos mensuales, están los contribuyentes representativos de las clases media y media alta en México, en ciudades como Monterrey, el DF o Guadalajara.

Si usted es una persona física cumplida y cree que durante 2014 ya pagó todo lo que le impuso la reforma fiscal, probablemente esté equivocado. Y es que si en su declaración anual acostumbraba deducir gastos como colegiaturas, honorarios médicos e intereses hipotecarios, para al final pagar menos impuestos, ahora ya…

Resumen de Reseña

Valoraciónes : Sea el primero!

Sobre Enlace Mexiquense

Enlace Mexiquense
Boletín Mensual Impresos e información digital a a cualquier hora Haz lo invisible VISIBLE