Cambios en la mente, una clave del TRABAJO PERSONAL

Muchas veces nos sentimos estancados porque día con día hacemos cosas muy similares, nos despertamos, levantamos, arreglamos y vamos a trabajar; quizás pasamos por el tráfico y al regresar a casa tiramos la mochila al suelo y nos echamos al sofá. Nos volvemos predecibles porque nos hemos impedido nuestro TRABAJO PERSONAL, hemos caído en la rutina y nos comportamos de manera mecánica en lo cotidiano y perdemos nuestra esencia, eso que nos vuelve seres auténticos.

Muy seguido nos vence la pereza y eso es debido a la naturaleza del cerebro porque, a pesar de ser un órgano, ente, universo o como lo quieras llamar, muy maravilloso, es muy caprichoso y tiende demasiado a la holgazanería y no hay por qué culparlo, después de todo es muy inteligente pero vaya que le encantan los placeres, ahorrar energía y le encanta comer siendo el azúcar su platillo preferido.

A nuestro cerebro le encanta descansar pero si dejamos que él mande sobre nosotros dejaremos de desarrollarnos, de crecer y eventualmente de vivir; alguna vez con un sabio maestro se me ocurrió preguntarle cómo se vence a la pereza y él me contestó lo que hasta ahora les he explicado: que el cerebro es un algo dentro de nosotros que tiende a la pereza y que la manera de vencerlo es cortándole los suministros que lo llenan de holgazanería y así se ponga a trabajar con nosotros teniendo el control; me ejemplificó que cuando sin saber por qué quieres irte a acostar no lo hagas y camines, que cuando creas que no tienes algo por hacer y quieres encender el televisor no lo hagas y te pongas a leer o a escribir lo que tengas pendiente, que cuando estás leyendo algo y te da sueño te esfuerces más porque es tu cerebro diciéndote que quiere echar la flojera y ahí debes suspender ese suministro y día con día hacerlo para tomar el control de tus decisiones.

La mente es algo maravilloso y único que tenemos pero cuando la desaprovechamos en comer chatarra, discutir con desconocidos por internet, o estamos pasivos viendo la televisión lo que hacemos es malgastar todo el potencial que tenemos, un acto por demás irresponsable el cual debemos rectificar pronto.

Aquel que ha dejado el trabajo personal se convierte en alguien predecible y el realizar cambios en nuestra vida favorece a nuestro desarrollo y fortalecimiento del ser, evidentemente no puedes dejar de la noche a la mañana lo que haces pero si te conviertes en un actor consciente en tus quehaceres cotidianos estarás andando un camino digno, no por competir con alguien o demostrar tu valor ante los demás sino soltando aquello que te impide avanzar y reconfortar al ser más importante en tu vida que eres tu mismo.

Cambia tu manera de caminar, tu postura en el transporte público pues seguramente vas de lado o totalmente encorvado y no lo has notado, respira con claridad y fuerza buscando que tu aliento llegue hasta el fondo de ti y te suministre de energía que vas a necesitar en tu trabajo personal. Cuando vayas a comer hazlo enfocado en lo que haces, cuando leas hazlo con todo tu ser entregado, si vas a reír hazlo genuinamente sin importar lo escandalosa o silenciosa que sea esa risa, si vas a opinar hazlo de forma congruente y si vas a callar hazlo hasta tu mente.

La mente es magnífica cuando no somos esclavos de ella y los cambios que hagamos serán en nuestro beneficio si son auténticos, el crecimiento personal nos es posible a todos, sólo hace falta hacer para ser.

Sobre Pavel Vargas

Pavel Vargas
Lic. en Pedagogía Locutor y Productor de Radio