Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Aliento fresco

Es verdad que, a veces, los problemas de mal aliento vienen del estómago, o incluso de los riñones, pero… no nos engañemos. Sucede en tan sólo un pequeñísimo porcentaje.

En el 90% de los casos, el problema se encuentra directamente en la boca.

UN BUEN ALIENTO SIEMPRE
Las causas más comunes son las bacterias que se encuentran sobre la lengua (especialmente en el fondo de la misma, donde no hay tanto movimiento y se acumulan más bacterias); las enfermedades de las encías (piorrea); las llagas y las caries abiertas, así como la “boca seca”.

Una causa muy común de halitosis es, sencillamente, una higiene defectuosa. Y es que al cepillarnos los dientes olvidamos que éstos presentan nada menos que cinco superficies: anterior, posterior, superior e interdental.

A menudo, durante el cepillado nos ocupamos apenas de la superficie anterior, la más visible, pero olvidamos el resto.

De ahí la importancia de realizar un cepillado completo por todas las superficies dentales, completado con el uso de la seda dental o de cepillos interdentales, que eliminan la placa de esta zona a la que el cepillo normal no llega. Y, además, conviene cepillar el fondo de la lengua, sea con el mismo cepillo o con los cepillos de arrastre específicos para este fin.

Además de los problemas antes mencionados, existen factores adicionales que también pueden causar halitosis, como los fármacos que provocan la llamada “boca seca”. Son, en general, los antidepresivos, ansiolíticos, antihistamínicos, antihipertensivos, anticolinérgicos y antipsicóticos, pero también, otros elementos muy comunes como el tabaquismo.

Cuando se produce una menor secreción de saliva, las bacterias proliferan más y se disparan las probabilidades de sufrir halitosis. Esta es la razón del mal aliento matutino: durante el sueño, desciende el flujo salivar. Por eso, cuando bebemos poco agua es más fácil tener mal aliento.

Claro que no olvidemos que también hay alimentos que dejan huella… Junto al tabaco, enemigo ‘número 1’ del buen aliento, nos encontramos con el ajo, la cebolla cruda, algunas especias, el huevo (especialmente, duro); el pimentón o el brócoli, que liberan compuestos que provocan mal olor. Tras ingerirlos, conviene cepillarse los dientes y, si no es posible, al menos enjuagarse la boca repetidas veces.

Es verdad que, a veces, los problemas de mal aliento vienen del estómago, o incluso de los riñones, pero… no nos engañemos. Sucede en tan sólo un pequeñísimo porcentaje. En el 90% de los casos, el problema se encuentra directamente en la boca. UN BUEN ALIENTO SIEMPRE Las causas más comunes son las bacterias que se encuentran sobre la lengua (especialmente en el fondo de la misma, donde no hay tanto movimiento y se acumulan más bacterias); las enfermedades de las encías (piorrea); las llagas y las caries abiertas, así como la “boca seca”. Una causa muy común de halitosis…

Resumen de Reseña

Valoraciónes : Sea el primero!

Sobre Enlace Mexiquense

Enlace Mexiquense
Boletín Mensual Impresos e información digital a a cualquier hora Haz lo invisible VISIBLE