Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

10 maneras de perder dinero en el supermercado

Un simple viaje al mercado puede llevarnos a ceder ante tentaciones inesperadas: ¡hay tantos olores, tantos sabores, tantas opciones apetitosas! Por eso, cuando nos preguntamos a dónde se fue el dinero, a menudo la respuesta está en ese carrito de compras donde colocamos productos que después ni siquiera consumimos.

La mejor manera de evitar esos deslices es estar conscientes de ellos de antemano, por eso te desglosamos a continuación los errores más comunes que nos hacen desperdiciar dinero.

1-Llegar hambriento al supermercado

Está demostrado: si te vas de compras con el estómago vacío, se multiplican las posibilidades de que compres alimentos innecesarios.

2-Ir de compras con tus hijos pequeños

Los niños suelen ser persistentes. ¡Vaya si lo sabemos! Cuando ven algo que les gusta, no te dejan en paz y los padres suelen ceder, porque es más rápido comprar el producto con el que se han encaprichado que lidiar con un chiquillo majadero, o con una perreta.

3-Ir de compras cada semana

Si vas al mercado cada semana para abastecer tu despensa, te ves obligado a pagar el precio completo de entre el 50 y el 80% de los productos en tu carrito, asegura Teri Gault, fundadora del The Grocery Game. “Por el contrario, abastecerse de artículos en venta que al final necesitarás te proporcionarán ahorros en el transcurso de ocho a 12 semanas”, señala.

4-Comprar los lácteos sin revisar las fechas de expiración

Los productos lácteos recién llegados al supermercado son colocados siempre en la parte de atrás de los refrigeradores, mientras que los más viejos son empujados a la parte delantera. No temas extender la mano en las frías profundidades del refrigerador y buscar el producto más fresco.

5-Caer en la trampa de los productos al final del pasillo

En efecto, muchas veces los mejores descuentos se encuentran allí, pero a menudo los supermercados los mezclan con productos no tan baratos para hacerte gastar más.

6-Adquirir los vegetales pre empacados

Sí, las zanahorias bebé son divinas, pero durarán la mitad del tiempo que las regulares y cuestan más caro sólo por estar cortadas y peladas. Lo mismo sucede con otros vegetales; si no eres holgazán y no te importa lavarlos y pelarlos tú mismo, te ahorrarás un poco de dinero.

7-No revisar el costo por unidad

La mayoría de los supermercados tienen una etiqueta que indica cuánto estás pagando por unidad u onza, y la marca de la tienda no siempre es la más barata. Gault dice que si hay tres tamaños de un producto, a menudo el  mediano cuesta menos.

8-Comprar frutas y vegetales en bolsas

“A menos que la bolsa esté en venta, a menudo el precio por libra puede ser mejor”, señala Gault. La excepción suelen ser las papas; y por cierto, dos bolsas de cinco libras suelen ser más baratas que una de 10.

9-No usar cupones

No tienes que recortarlos de revistas y periódicos; puedes usar cupones digitales en tu teléfono. En algunos casos, indica Gault, puedes ahorrarte hasta el 67% del precio del producto.

10-Comprar sólo productos de marcas conocidas

Apela a los “genéricos” o productos que imitan a los de marcas dominantes en el mercado. Muchos son tan buenos como los originales, y también más baratos.

Sobre Leonardo Velazquez

Leonardo Velazquez
Lic. en Sistemas por parte de la Universidad del Valle de México, Maestro en Marketing, amante de las redes sociales y del cine, @DallasCowboys de nacimiento y @Chivas de corazón.